• Jeovana Mendoza

¿CÓMO ALIMENTARÉ A MI BEBE? Parte 2

“Tomar una decisión informada sobre el modo de alimentar al bebé, te da la certeza de que estás haciendo lo mejor para los dos”


CON BOTELLA


Algunas mujeres luchan con el concepto de dar pecho o se les dificulta en la práctica. La buena noticia es que la fórmula de leche ofrece a tu bebé todos los nutrientes esenciales que necesita. Todas las marcas principales son similares en términos de ingredientes. Casi todas las leches de fórmula están basadas en leche de vaca, modificada para parecerse a la materna, con las mismas cantidades de proteínas, grasas y carbohidratos, vitaminas y minerales. Si compras la fórmula para la edad de tu bebé, la preparas siguiendo las instrucciones, tienen cuidado al calentar la botella y eres escrupulosa con la higiene, la alimentación con botella es una forma muy saludable y sin problemas para alimentar al bebé.

Normalmente, los recién nacidos alimentados con botella toman de seis a ocho al día, con un total de ingesta de 909ml en este periodo. Igual que con una lata de fórmula en polvo, es cómodo guardar unas cajas de fórmula lista para usarse en la alacena para emergencias.

Compra lo que necesites para darle la alimentación antes del parto, incluso un esterilizador y chupones de diferentes tamaños; asegúrate de saber cómo preparar la fórmula para el bebé.


COMPRAR BOTELLAS


Para recién nacidos necesitas de seis a ocho botellas, ya que ellos no toman mucha leche cada vez. Hay muchos tipos de botellas, incluyendo las anticólicos y las desechables, y algunas que se esterilizan. Investiga las opciones y elige la que creas mejor para tu bebé y tu estilo de vida. Aunque, cambiarás el tipo de botella si tu bebé tiene problemas de cólicos.

Necesitarás un número igual de tapas y chupones para las mamilas. Los chupones vienen con agujeros de distintos tamaños, según el flujo de leche que sale: elige unas de flujo lento y, gradualmente, cámbialos por otros más rápidos. Puedes comprar chupones de silicona, que son los más durables, o unos de látex, que se cree que son los más cercanos a la textura del pezón. También puedes elegir un chupón de forma tradicional de campana o uno ortodóntico especial, de los que los fabricantes dicen que se asemeja al pezón, aunque descubrirás que será el bebé el que elija la mejor forma.


EQUIPO PARA LIMPIAR Y ESTERILIZAR


Es esencial mantener las botellas del bebé limpias, y necesitarás lavarlas y, por el primer año, esterilizar todas las piezas para alimentarlo con botella cuando termine de comer. Primero, se lava la botella, el chupón y la tapa en agua jabonosa caliente. Para esto, vale la pena comprar un buen cepillo de nylon para botella diseñado para remover la leche atrapada en las tapas y en las botellas, y un cepillo de una punta estrecha para tallar bien el chupón.

Luego necesitarás esterilizar todas las piezas para alimentarlo con botella. Hay un número de sistemas de esterilización disponibles. Los eléctricos son los más populares. También puedes comprar uno que se usa en el horno de microondas, o puedes usar tabletas para esterilizar. Tambien puedes hervir todas las piezas, aunque los chupones tienen a desgastarse más rápido cuando haces esto, o puedes esterilizar las botellas en lavadora de trastes que alcance temperaturas de 82°C.


¿QUÉ MÁS NECESITO?


Necesitarás una taza de medir y un cuchillo para nivelar la fórmula. Si tienes una lavadora de trastes con ciclo de agua caliente y los esterilizas con frecuencia, puedes usar cubiertos y tazas de la casa. Es importante que las medidas de la taza se lean con facilidad, ya que es esencial hacer la fórmula de manera precisa para obtener el correcto balance de nutrientes.

Al final, sin importar si das pecho o botella, será conveniente que compres varios baberos. Los bebés se puede ensuciar mucho, al regurgitar la leche, y se sentirá más cómodo si cuenta con una protección que le impida mojarse. Es una buena idea también en invertir en paños de muselina. Los puedes llevar en el hombro (o en tu regazo) cuando haces eructar a tu bebé para absorber la leche que salga; y también se pueden usar para limpiar las gotas en la cara y el cuello de tu bebé después del alimento.


QUÉ HAY EN LA FÓRMULA DE LECHE


La producción de fórmulas de leche para bebés está regulada para que contengan los ingredientes correctos para que el bebé crezca y florezca. Como resultado, tienen los mismos ingredientes: grasa, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Algunas tienen agregados como aceites omega para estimular la salud del cerebro y el sistema nervioso o prebióticos y probióticos, que se dice que aseguren los niveles saludables de bacterias buenas en los intestinos.

Elige una fórmula que sea apropiada para la edad de tu bebé, ya que ésta tendrá la cantidad y el tipo de proteínas correctas para él. La leche tiene dos tipo de proteínas: caseína y suero. Las fórmulas para recién nacidos tienen una proporción mayor de suero, cerca del 60% de suero y 40% de caseína, parecido al balance de la leche materna; se cree que la proteína de suero da más protección contra infecciones, asi que es ideal para ellos. Algunas fórmulas para bebés “hambrientos” tienen mpas caseína, pero esto tiende a ser más difícil de digerir, y a no ser que tu doctor lo recomiende específicamente, una fórmula normal es suficiente para tu bebé.

Evita fórmulas bajas en hierro, pues no son apropiadas para muchos los bebés que necesitan buenas cantidades de hierro para crecer y desarrollarse bien.

Algunos bebés no digieren la lactosa (azúcar) ni las proteínas de la leche. Así, se sugiere una fórmula baja en lactosa o una que esté hidrolizada, o sea que ha sido preparada para eliminar todas o la mayoría de las proteínas de la leche de vaca. No se recomiendan fórmulas de leche de cabra, oveja, arroz o nuez, y la fórmula de leche de soya no se le debe dar antes se cumplir los seis meses de edad.


Fuente: Mi embarazo

13 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter
Guanajuato 51,
Roma Norte, CDMX, México