• Jeovana Mendoza

¿CÓMO ALIMENTARÉ A MI BEBÉ? parte 1

La leche materna es el primer alimento ideal para tu bebé y con un poco de ayuda la mayoría de las mujeres logran amamantar a su hijo. Si eso esto no lo logras, la leche de fórmula tiene casi todos los nutrientes que tu bebé necesita.

Merece la pena reflexionar en cómo alimentarás a tu bebé. Si quieres amamantarlo, hay muchas formas para prepararte antes del nacimiento, Lee sobre la lactancia y toma clases sobre el tema: algunas cuentan con sesiones extras sobre el tema. Son una gran oportunidad para hablar sobre técnicas y, con frecuencia, conocer y ver en acción a mamás que dan pecho. Claro está que si prefieres alimentarlo con botella, será necesario que te prepares comprando botellas, fórmulas y accesorios.


AMAMANTAR


La lactancia no sólo es gratis, es muy conveniente y la forma más natural de alimentar al bebé; además de proteger y nutrir a tu bebé, tiene importantes beneficios para ti también.

El pecho es lo mejor.

La composición de la leche materna cambia constantemente para permitir un crecimiento individual y adecuarse a las cambiantes necesidades nutricionales de tu bebé. Además de nutrirlo, la leche materna tiene muchas bondades adicionales. Las investigaciones han encontrado que los bebés amamantados tienen menos incidencias a diarreas y vómitos, y que la leche materna protege contra gastroenteritis, así como contra infecciones, enfermedades respiratorias, neumonía, bronquitis, infecciones de riñones y septicemia (envenenamiento de la sangre). Estos bebés también tienen un riesgo reducido al estreñimiento crónico, cólicos y otros desórdenes estomacales; además, la grasa de la leche materna, comparada con la de la vaca, es más digerible y permite una mayor absorción de vitaminas de grasa soluble en el torrente sanguíneo. Esto es importante por que las grasas saludables, incluyendo los ácidos grasos esenciales, son necesarios para un crecimiento sano y desarrollo óptimo, en particular del cerebro. El calcio y otros nutrientes se aprovechan mejor si vienen de la leche materna, que permite un crecimiento sano por ciertas hormonas, mientras que los antígenos en la leche de vaca pueden causar reacciones alérgicas en el recién nacido; y es raro que la leche materna provoque estas reacciones. Asimismo, los beneficios a largo plazo son claros. Los bebés amamantados tienen menor riesgo de desarrollar diabetes infantil y obesidad; también se cree que esta leche ofrece protección contra alergias como el asma y eczema. Más aún, dar pecho reduce en tu bebé el riesgo al síndrome de muerte súbita: una investigación encontró que los bebés amamantados se encuentran en tres de cada 87 muertes por SIDS. Hay muchas otras pruebas interesantes sobre los beneficios de amamantar. La forma en que los bebés succionan el pecho es diferente de la que chupan la botella, por ejemplo. Se cree que ayuda a desarrollar la estructura facial del bebé y estimula dientes más derechos. Más aún: los estudios indican que el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso se perfeccionan en bebés amamantados, que muestran un cociente de inteligencia más alto. Por ello, a dar pecho se le llama, a veces, el “cuarto trimestre”, por la forma en que ayuda al cerebro a crecer y desarrollarse. Asimismo, los beneficios emocionales de dar el pecho están documentados. Los bebés criados así gozan de una relación cálida y emocional con sus madres, y el contacto piel a piel estimula la unión. Con tantas bondades, vale la pena hacer la lactancia tu primera opción.


QUÉ NECESITARÁS

Uno de los beneficios de amamantar es que está disponible y no requiere de equipo alguno: sin embargo, hay ciertos artículos que ayudan mucho. Una silla cómoda con brazos y un respaldo fuerte como apoyo es esencial; una almohada para alimentar con forma de C pueden hacer más cómoda la sesión. Necesitarás dos o tres sostenes para amamantar, que ajusten bien, que puedan abrocharse y desabrocharse con una mano, y almohadillas para pecho para manejar el goteo. Algunas mujeres encuentran que los protectores de pezón son útiles, sobre todo si están adoloridos. También una crema emoliente para pezones puede evitar agrietamientos y aliviar molestias. Si estás planeando sacarte la leche, necesitarás: -Un sacaleches eléctrico, de baterías o manual, con frecuencia se rentan las bombas eléctricas.. -2-4 biberones para almacenar tu leche -chupones apropiados -equipo esterilizado y cepillo para limpiar el sacaleches, las botellas y los chupones. -bolsas de plástico o botellas para almacenar o congelar tu leche.


Fuente: Mi embarazo

13 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter
Guanajuato 51,
Roma Norte, CDMX, México