• Jeovana Mendoza

CONOCER A MI BEBÉ

Nada te puede preparar para lo qué sientas cuando pongas los ojos en tu bebé. Éste es el momento que estabas esperando, cuando puedes verlo, tocarlo y abrazarlo por primera vez, y empezar una nueva vida juntos.

No hay reglas inquebrantables de cómo debes conocer a tu bebé. Puedes sentir un abrumador sentimiento de felicidad, amor o responsabilidad y revitalizarte ahora que lo has dado a luz con seguridad. También es muy normal sentirte tan impresionada y cansada por la labor de parto que no puedes procesar el increíble milagro que acaba de suceder, y sólo te sientes ansiosa de dormir. Una cosa es cierta: tú, tu pareja y el hermoso nuevo bebé están a punto de iniciar una nueva vida juntos.




ABRAZARLO

Si todo está bien contigo y tu bebé, tan pronto como nace lo pondrás sobre tu pecho para mirarlo por primera vez. Reconocerá tu voz por haberla oído en la matriz, y estará cómodo por tu presencia cercana. Si puedes, abrázalo piel a piel, que es muy beneficioso además de que ayuda a activar el proceso de crear lazos, estimula amamantar y mantiene tibio a tu bebé. Muchos de estos beneficios también son evidentes si tu bebé tiene un contacto piel a piel con su papá poco después del nacimiento, así que una vez que han disfrutado un apapacho, se lo puedes pasar a tu pareja para que lo abrace y empiece a crear lazos con su nuevo bebé. No es sólo el bebé el que se beneficia con el contacto piel-a-piel, se ha demostrado que también tiene efectos positivos en tu bienestar físico y emocional. Si no manejas este contacto de inmediato, quizá debido a que tuviste un parto difícil o una cesárea, no te agobies, ya que hay mucho tiempo después para disfrutar los abrazos. Cuando puedas abraza al bebé para un mimo o quítale la ropa y dale pecho por primera vez así.

*Por fin, abrazar al bebé. Al principio, sólo podrás contemplar maravillada a la nueva vida que tu pareja y tú han creado. En estos primeros días y semanas, te será difícil quitar los ojos de él!


COMO TE ADAPTAS

Después de las reacciones iniciales, quizá pases por una gran gama de emociones en un lapso muy corto después del parto. Te puedes sentir increíblemente exaltada un momento, anonadada y llorosa el siguiente y luego muy aliviada de que la labor de parto haya acabado, antes de que te des cuenta de que estás exhausta. Esto no es una sorpresa para nadie, has pasado por una dura experiencia mental y física, y no debes subestimar qué tan agotador puede ser el proceso de la labor tanto para el cuerpo como para la mente. Te puedes sentir extrañamente “vacía” después del parto, lo que es una reacción muy común. Has llevado una activa personita dentro de ti por los últimos nueve meses, así que no es de admirar que hayas sentido la pérdida de tu barriga y tal vez tengas un sentimiento de desilusión después de un periodo tan tardo de anticipación. Sin embargo, pronto descubrirás que con el tiempo y el cuidado de tu bebé pronto se desvanece ese sentimiento de pérdida.


TRABAJO EN EQUIPO

En las primeras preciosas horas de la vida de tu recién nacido, te puedes sentir muy nerviosa de dárselo a alguien más para que lo cargue. Sin embargo, el papá te brinda una oportunidad para que te des un baño o algo del mucho descanso que necesitas, además de que verlo abrazar a su bebé y empezar a crear vínculos con él, puede ser mágico. Se pueden encontrar hablando sobre a quién se parece o cómo se llamará, si aún no lo deciden. O, si están cansados de eso, distrutarán este momento solos para sentarse juntos en silencio y mirarlo. Esas primeras horas, cuando están solos los tres, son un maravilloso momento para empezar a conocerse, celebrar tu nueva familia y sentirse orgullosos de la nueva vida que crearon juntos.


Fuente: Mi Embarazo

19 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube
  • Twitter
Guanajuato 51,
Roma Norte, CDMX, México